¿Por qué nace este proyecto? ¿Por qué es importante para todos?

Después de terminar arquitectura, un accidente me dejo en silla de ruedas. En ese momento descubrí un mundo. De la noche a la mañana pasé a formar parte de un colectivo minoritario. Descubrí lo doloroso que es salir a la calle y que nada esté pensado para tí. Desde entonces, he escuchado frases como:

“La accesibilidad está muy bien, pero queda fatal. Está jodiendo mi diseño”
“¡Ah! ¿Pero también tengo que poner pictogramas? Pensé que con quitar los escalones valía”
“¿Pero cuantos ciegos van a entrar aquí? Tanto esfuerzo para nada…”
“Si no incluimos los baños en la licencia no tendremos que adaptarlos”

Y en el fondo lo entiendo. Hasta hace unos años yo también tenía esa percepción. La normativa es muy complicada, muchas reglas sin porqué, mal estructuradas y …o lo vives cada día o tienes que dedicar horas y horas para comprenderlo. Al final, sí no te afecta directamente, terminas pensando:

“¡Buah! Es un rollo. Esto no beneficia a casi nadie y a mi me complica mucho la vida.

De ahí pasas a hacer algo que medio dé el pego y no se queje el técnico municipal de turno. Resultado final:

Para tí: Has salvado el culo.

Para las PcD y su entorno: Estamos jodidos. Más de lo que ya estábamos.

Ahora tenemos un resultado inaccesible después de haber invertido dinero en mejorarlo. Como consecuencia de tu decisión (tomada desde la ignorancia) se escuchan frases del tipo:

“El sábado prefiero quedarme en casa”

“Mamá, me cuentas la película que está de moda.”

“No puedo ir a trabajar, me he roto el brazo por un bache en la calle”

La falta de unión y entendimiento entre las dos partes de la ecuación va a condicionar el día a día de muchas personas. Probablemente toda su vida. Por unos segundos de reflexión. Por unos minutos de tu tiempo.

Las prisas y la falta de información generan esta situación social.

En una misma sociedad, dos formas de vivirla opuestas. Y no nos damos cuenta de lo importante que es diseñar para todos hasta que lo vivimos en nuestra piel. Pero te puede tocar vivirlo. Tal vez más tarde, puede que nunca lo experimentes en persona, pero es un hecho que cada vez vivimos más años. Más años con más achaques. Y sí no lo vives tú, lo vivirá alguien cercano a ti.

Puedes pensar:

Cuando seas mayor ¿Vas a estar preocupándote de salir? Que te lo hagan todo” 

Entonces te pregunto,

¿Esa es la sociedad en la que quieres vivir? ¿Que te aparten en un rincón de tú casa mirando por la ventana cuando no “valgas”?

Creo que no lo has pensado bien. Pero rectificar es de sabios. Y por más problemas que me encuentre desde mi accidente, no pierdo la fe en las personas. Somos nosotros los que construimos el mundo donde vivimos. Por eso…

NACE ESTA PLATAFORMA

Para crear una ola de empatía y acercar nuestras realidades.

Para que lleguemos a un punto en común donde todos nos sintamos más cómodos.

Para que lo piense quien no ha tenido tiempo de pararse a pensarlo.

Porque es la hora de alzar la voz y gritarle al mundo que existimos. Que queremos participar de la sociedad en igualdad de condiciones. Que podemos aportar mucho, pero necesitamos que se nos tenga en cuenta.

Ahora puedes abrir la mente y empezar a pensar en lo que no ves. Desde aquí, te invito a que comprendas porque eres tan importarte en nuestras vidas.

¿Cómo…?

ENTRA Y DESCUBRE LAS HERRAMIENTAS QUE TIENES.