Y ahora… ¿cómo entro en casa?

¿Que ocurre cuando te sobreviene una discapacidad y te imposibilita salir o entrar en tu propia casa?

Tu hogar se convierte en tu prisión. 

Cada día vivimos más. Y gran parte del parque español de viviendas es inaccesible en un porcentaje altísimo. ¿La consecuencia? Viviendas que se convierten en carceles.

Ahora bien… ¿Que ocurre cuando llega el día que no puedes acceder a tu vivienda? ¿Que pasa cuando necesitas una silla de ruedas pero también un hogar y son incompatibles?

Usuario de silla de ruedas mirando los escalones delante de la puerta de su casa

Llegados a este punto, tenemos dos opciones: mudarnos o adaptar nuestra vivienda.

Si eliges mudarte

Vas a descubrir la dificultad que existe en la información de inmuebles en alquiler respecto a su accesibilidad. En los servicios web dedicados a la compraventa y arrendamiento de inmuebles es imposible realizar filtros basados en esa necesidad.

Si terminas desesperando en esa búsqueda web y decides acercarte a una inmobiliaria lo más probable es que termines agotado de pasearte infructuosamente. Los profesionales del sector no cuentan con formación en el tema y terminan aumentando la frustración que te llevó a ellos.

Por ello hacemos un llamamiento al Ministerio de Fomento y le instamos a crear herramientas para auditar y acceder a la información del estado de accesibilidad de las viviendas en venta o alquiler. Por ejemplo,incluyendo un chequeo de accesibilidad en el Certificado de Eficiencia Energética.

Finalmente, si termina por no convencerte ninguna de las vivienda y por ello:

Decides adaptar tu casa

Se abre otro abanico de posibilidades y el tipo de residencia que habites será decisivo. Si eres propietario de una vivienda  unifamiliar (un chalet, casa independiente…) el espacio y tu poder adquisitivo serán los condicionantes en el tipo de adaptación.

Ahora bien, si habitas en un edificio en propiedad horizontal ¿Que ocurre cuando debo realizar obras de accesibilidad en mi comunidad de vecinos?

Aquí la decisión final estará condicionada además de por el espacio y tu poder adquisitivo, por el acuerdo en la junta de propietarios.

Por suerte, la ley ha evolucionado y es hoy más solidaria para poder recuperar el acceso a tu hogar. Según la última modificación, se pueden acometer obras de accesibilidad por necesidad de forma razonable.

¿Que se considera razonable?  Obras con un coste adicional (derrama) de 12 mensualidades de la cuota ordinaria.  Pero esto puede resultar muy escaso para según que necesidades.

Imagen del documento informativo del ministerio sobre las mensualidades para accesibilidad

Por ello, el Ministerio de Fomento en una nota informativa en respuesta al Gobierno Vasco puntualiza que: “se flexibiliza y amplía el límite económico de los ajustes razonables, ya que las doce mensualidades ordinarias de gastos comunes no se refieren exclusivamente a una anualidad, sino a tantas anualidades como permita la financiación ajena de las obras, mediante créditos o el pago aplazado que pueda llegar a obtener la Comunidad de Propietarios.

Por último, un consejo: si vas a realizar obras de accesibilidad asegurate de contratar profesionales…. No queremos más rampas que terminan en escalón por favor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *